¿Cuáles son las partes de un reloj?

Específicamente para los principiantes en el mundo de la relojería, conocer todas las partes de un reloj no es una tarea fácil. Y es que uno no muy complicado puede albergar más de 50 piezas, y si nos vamos a los de movimiento automático, hasta más de 100 o incluso 1000.

Si algunas veces confundes partes del reloj o bien no sabes el uso que tienen, este artículo te intentará resolver todas las dudas generadas y acumuladas desde siempre.

Queremos huir de los componentes más técnicos y que prácticamente no sabemos ni que existen, ya que forman parte del interior del reloj que rara vez veremos salvo que seamos muy manitas.

Sin embargo, en la carcasa y en la esfera encontramos partes que podemos diferenciar claramente, incluso distinguir los materiales con los que ha sido fabricado.

A medida que vayamos entendiendo y profundizando en el mundo de la fabricación de relojes, también nos acercará a conocer el verdadero valor de un reloj y a encontrar nuevas piezas para nuestro catálogo, sabiéndolas valorar realmente.

Nosotros hemos distinguido 12 partes de un reloj, y aquí te lo contamos.

Diferentes partes de un reloj

Movimiento del reloj

El movimiento es una de las partes de un reloj más importante y la esencia del mismo. Sin embargo, también es la parte que menos interesa a los no aficionados y que buscan preferentemente el diseño por encima de todo.

Una vez te adentras en el mundo y te vuelves un aficionado, empiezas a darle la importancia que tiene.

El movimiento es el motor del reloj, y la calidad del mismo es lo que define su precisión.

Encontramos 2 movimientos comunes: el mecánico (manual o automático) y el cuarzo).

Movimiento mecánico

El movimiento mecánico es aquel que necesita que le aportemos energía de forma continua. Ya sea mediante el movimiento de nuestra muñeca o bien dando cuerda en la corona, estos relojes se asocian con un alto valor y estilo clásico.

Aunque hace unos años, los precios de estos modelos no estaban al alcance del bolsillo de muchas personas, cada vez encontramos marcas de prestigio que ofrecen relojes automáticos muy económicos.

Algunos ejemplos de estos relojes son los siguientes:

Movimiento de cuarzo

El movimiento de cuarzo es el más habitual, y aporta energía mediante una pila o batería, proporcionando una buena precisión.

Hoy en día, una buena pila es capaz de mantener un reloj vivo y funcionando durante varios años, con un mantenimiento muy bajo y con menos componentes (y por tanto, menos averías).

El cuarzo sirve para transferir la corriente eléctrica mediante vigraciones que originan el movimiento del reloj. Este hace que oscile e impulse el reloj para mantener las manecillas en marcha.

La esfera

La esfera es la parte que contiene las manecillas y la que nos muestra la hora. Ya sea en un reloj digital o un reloj analógico, es la que contiene los números y la información adicional.

Dichos números pueden estar dispuestos en formato analógico, mediante numeración arábiga o romana (mediante manecillas), o bien en forma digital. En la mayoría de ocasiones también contiene el calendario, cronógrafo y todas las complicaciones que habitualmente puede llevar un reloj.

La esfera es el elemento que más destaca un reloj y el que más influye en la decisión de un comprador, ya que es la parte que más diseño expresa y lo más diferente cuando comparamos distintos modelos.

Ten en cuenta que esta parte de un reloj puede estar fabricada de distintos materiales, con varios colores, texturas, estilos o incluso geometrías.

En los relojes clásicos, es habitual que la esfera sea redonda, pero en los analógicos, salvo el último año, casi siempre se han caracterizado por una geometría cuadrada.

Estilos de esferas para un reloj

Profundizando más en la esfera como parte fundamental de un reloj, podemos encontrar diferentes estilos según nuestros gustos, y todos están catalogados bajo un nombre o definición. Vamos a hablar de algunos de ellos.

El esmalte del reloj es la parte formada por vídrio y metales históricamente utilizado como material para la esfera. Entre ellas, podemos encontrar diferentes colores y texturas.

Los relojes más clásicos y valorados tenían el patrón de la esfera grabado de forma manual. Sin embargo, hoy en día es raro encontrarlo en las versiones de precio medio, donde se graba directamente con una máquina.

Estilo Tapisserie

el estilo Tapisserie es una forma grabada de la esfera compuesta por cuadros pequeños situados en la superficie de la esfera. Esta forma de estilizar el reloj la encontramos en marcas famosas como Audemars, con la colección Royal Oak

Muy parecido a un labrado, pero el patrón de tapisserie se compone de pequeños cuadrados en la superficie de la esfera del reloj. El Audemars Piguet Royal Oak es quizás el reloj más famoso con el dial tapisserie.

Partes de un reloj esfera Tapisserie

Esfera tipo punto de mira

Punto de mira se diseña mediante finas líneas situadas de forma horizontal y que formaba parte de muchos relojes clásicos y marcas populares de prestigio.

Omega es un gran enamorado del diseño de esfera «punto de mira» y valora mucho esta parte del reloj. En los modelos de vestir con estilo clásico y minimalista, este punto de mira cruzaba la zona central del reloj de forma horizontal, desde la numeración de las 9 hasta atravesar el calendario con el día situado a las 3, en el caso de que lo llevase.

Esqueleto

Uno de los estilos más atractivos para mucha gente, entendida o no en el mundo del reloj, son los modelos tipo esqueleto.

El atrayente de esta gama que ya forma parte de muchas marcas de relojes es la posibilidad de ver las partes internas en pleno funcionamiento, algo que despierta complejidad.

Aunque este diseño de esfera siempre ha estado relacionado con marcas de lujo como Maurice Lacroix o Hublot, hoy en día podemos encontrar muchos modelos adaptados al público en general.

El bisel como parte fundamental de un reloj 

Otra parte importante en un reloj ya que también está implicada en el estilo y atractivo del mismo es el bisel. Es el anillo que rodea a la esfera y hace que se fije correctamente el cristal.

Los hay de tipo sencillo, sin valor añadido, o aquellos que aportan información o son giratorios. En función del tipo de reloj, como los de buceo tipo Tissot Seastar, son más rígidos y destacan más.

Dependiendo del estilo y diseño del reloj, el bisel puede ser sencillo, decorativo y, en el caso de un reloj de buceo, funcional. El bisel puede ser fijo o giratorio para determinadas funciones.

En esta parte entra en juego los famosos taquímetros de relojes deportivos que permiten calcular la velocidad conociendo el tiempo.

Tipos de biseles

Bisel con taquímetro

El taquímetro de un reloj se sitúa o bien en el propio bisel o bien en la parte más eterna del mismo. Este elemento permite medir la velocidad de un objeto a partir de conocer la escala de tiempo y una distancia fija.

Para ello, necesitamos la complicación de cronógrafo. Hoy en día prácticamente no se utiliza, ya que la mayoría de coches o aviones tienen un medidor de velocidad mucho más preciso, pero forma parte de la historia de los relojes de aviador y hoy en día es un factor de diseño muy utilizado por su atractivo.

Como ya dijimos en el artículo sobre taquímetros, es importante que el tiempo que tarda en recorrer el objeto la distancia fija previamente definida sea inferior a 60 segundos (1 vuelta de manecilla).

Rebajas
Casio EDIFICE Reloj en caja sólida, 10 BAR, Negro, para Hombre, con Correa de Acero inoxidable, EF-527D-1AVEF
  • Pantalla de neón que brilla en la oscuridad
  • Incluye indicador de fecha y cronómetro
  • Con la función de regla de cálculo se pueden realizar diferentes cálculos
  • La duración de la batería es de 2 años
  • Reloj resistente al agua hasta 10 bar / 100 metros

Bisel de buceo

Los biseles de buceo se caracterizan por tener una numeración de tipo ascendente, los cuales calculan el tiempo transcurrido durante la inmersión.

Son uno de los más conocidos e incluso esta parte del reloj se incorpora en modelos que nada tienen que ver con los de estilo de buceo.

Una parte importante del bisel para buceo es que debe ser de movimiento unidireccional, de forma que no vamos a cometer el error de reducir el tiempo transcurrido al rozarnos o tocarlo accidentalmente.

De esta manera aseguramos que el cálculo del tiempo transcurrido es, al menos, superior al calculado, por lo que nunca tendremos problemas de falta de aire en las profundidades marinas.

Algunos modelos que contienen el bisel de buceo son los siguientes:

Bisel de cuenta regresiva

Justo todo lo contrario al bisel de buceo, el de cuenta regresiva lo hace al revés, empezando por el 60 y terminando en 0. De esta forma nos permite medir el tiempo que queda hasta que se inicie el evento o tarea.

Esta función es tan interesante que la mayoría de móviles la han incorporado a las funciones del reloj. Inicialmente fueron concebidas para calcular el tiempo que quedaba para iniciar una maniobra o ataque militar, aunque hoy en día está más relacionado con el tiempo que queda hasta que se termine la tarta en el horno.

En general, un reloj con bisel de cuenta regresiva se puede mover de forma bidireccional, de forma que podemos colocarlo justo alineado con el minutero, en constante movimiento.

Bisel dual

Cuando vivimos a caballo entre varios países, los relojes Smartwatch actualmente son la mejor solución, dado que si están sincronizados con el móvil, cambiarán automáticamente de hora.

Sin embargo, cuando no existían estas novedades tecnológicas, se recurría a utilizar los relojes de bisel dual o GMT. Esta parte del reloj proporcionaba una escala de 24 horas que podíamos graduar en función del cambio horario.

Un ejemplo de reloj dual es el siguiente:

Cressi Manta y Traveller Dual Time - Reloj Submarino Profesional
  • Reloj resistente al agua
  • Resistencia a 200m, cristal mineral
  • Caja de acero inoxidable
  • Diseño italiano
  • Cressi: fabricante de equipos de buceo desde 1946

Su uso es muy sencillo. Basta con conocer la diferencia horaria entre un país y otro (o dentro del mismo país) y girar el bisel hasta que el número se encuentre tantas horas delante o detrás como la diferencia horaria.

Caja: la estructura del reloj

La caja es una de las partes de un reloj más importantes desde el punto de vista estructural. Es el esqueleto que sostiene la esfera y la une con la correa.

Tiene un gran impacto en el conjunto del diseño del reloj y puede estar fabricado por diferentes materiales, colores y texturas. Lo más habitual, en los relojes de vestir o marcas de lujo es encontrar la caja fabricada en acero inoxidable (generalmente 316L).

Para Smartwatch o relojes tácticos, podemos encontrar que la mayoría de las partes del reloj están fabricadas de plástico, resistente y de bajo peso.

Cristal: el protector de la esfera

El cristal es la carcasa que protege el contenido de la esfera, muy sensible a golpes y con maquinaria en movimiento constante que no puede ser rozada.

El cristal puede ser, como bien dice, de cristal, o bien de otros materiales transparentes, como plástico, cristal de vidrio, zafiro, etc.

Uno de los cristales más cotizados, destinado a relojes con un valor en el mercado mayor es el cristal de zafiro, un material muy resistente a golpes y arañazos.

Manecillas

Para un reloj analógico, las manecillas son la esencia para darnos la privilegiada información dle tiempo. Estas varillas delgadas que nacen del centro de la esfera, apuntan a unos marcadores numéricos (bueno, no siempre) que nos indican la hora.

Las manecillas pueden llegar a ser extremadamente precisas, aunque para ello es necesario que sean muy delgadas. Pueden indicarnos segundos y, en los casos más extremos de modelos emblemáticos, hasta décimas o centésimas de segundo.

Un ejemplo de esto es el Certina DS-2, el cual tiene un cronógrafo capaz de medir centésimas de segundo.

Corona

La corona es una parte no tan conocida dentro de las partes de un reloj. Para hacernos  rápida idea de donde podemos encontrarla, hablamos del tornillo habitualmente situado en el índice horario de las 3.

Para un reloj de cuarzo, únicamente ofrece la posibilidad de cambiar la hora o ajusta el calendario, pero para un reloj mecánico, ofrece la importante tarea de dar cuerda (cuando se trata de modelos manuales).

Como la mayoría de relojes son estancos y ofrecen buena impermeabilidad, esto quiere decir que esta parte del reloj bien bien enroscada con la caja, de forma que impide la entrada de agua la interior.

Si nos vamos a modelos de lujo, como los que ofrece marcas suizas o Cartier, muchas veces llevan incrustaciones de piedras preciosas o de oro.

Marcadores

Los marcadores son líneas o numeración que facilita la interpretación de la dirección donde apuntan las manecillas. En los modelos más minimalistas, especialmente destinados al público femenino, encontramos ausencia total en la esfera de esta numeración, incluso de los índices.

Sin embargo, para los relojes tácticos, deportivos o cronógrafos, los marcadores son obligatorios, ya que ofrecen precisión en la lectura de las horas.

Un ejemplo de relojes sin numeración, de estilo minimalista:

No products found.

Clases de marcadores de hora

Numeración romana

La numeración romana se reserva a los relojes clásicos de vestir, los cuales lentamente pierden posiciones en el catálogo de las grandes marcas.

La mayoría de ellos marcan 12 puntos diferentes, del I al XII, y curiosamente encontramos en muchos relojes que el número IV aparece con la forma IIII. Se cree que fue utilizado así simplemente por estética.

Numeración arábiga

La numeración actual de los países occidentales es la más común en los modelos de relojes habitualmente utilizados.

Posicionan números del 1 al 12, aunque también hay estilos minimalistas que solo utilizan el 12, 3, 6 y 9.

Marcadores lineales o diamantes

Para los modelos donde se valora principalmente el diseño, la numeración desaparece y se sustituye por marcadores como diamantes, líneas, cristales, etc. Éstos le aportan más estilo y originalidad a un reloj, y es habitual encontrarlo en muchas firmas de relojes de mujer.

Orejetas

Las orejetas, aunque también tiene otras denominaciones, es la parte del reloj unida a la caja que sirve de punto de unión a la pulsera.

Esta parte es más bien decorativa, aunque tampoco ofrece muchos cambios al estilo de un reloj.

Los modelos deportivos suelen contar con una orejeta mayor, el cual aporta mayor sensación de rigidez, solidez y resistencia.

Pulsadores

Los pulsadores del reloj son las piezas situadas arriba o abajo (o ambas) de la corona, y es propio de la complicación de los cronógrafos.

Mediante los pulsadores configuramos opciones como el cronógrafo, la cuenta atrás u otras funciones avanzadas para medir el tiempo.

Subesfera

Las subesferas forman parte de la esfera y aportan más información. Su uso es bastante común en cronógrafos y modelos con esferas complejas. En ellas se insertan funciones como el calendario, cronógrafo o incluso la fase lunar, para los relojes de este tipo.

Relojes que contienen subesferas son los siguientes:

Correa

La correa es el enlace con la caja y nuestra muñeca, y es la parte que todo el mundo conoce, sin muchos secretos.

Puede estar fabricada con diferentes materiales, aunque los más comunes son el acero o titanio (eslabones), el cuero (estilo más clásico) o el plástico, para los modelos más deportivos.

Muchas marcas de relojes permiten personalizar y tener diferentes correas para una misma caja y esfera, algo que permite modificar el diseño en función del estilo que queramos usar.

Información adicional

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.